Cumplevida – AT

Estándar

23/01/2005

[…] El odio, la ira, la impotencia, habían sido los primeros sentimientos en aflorar tras mi accidente, en mi nueva vida. Habían aparecido semanas después, cuando el dolor, el aturdimiento, la morfina y el sopor habían tocado retirada al abadonar las múltiples operaciones, las noticias, los goteros y primeramente la UCI…

Jamás olvidaría la fecha de mi cumplevida, término con el que bautizaba al hecho de querer morir, morir, cambiar de opinión y volver a vivir; el 23 de enero de 2105.

Una noche había cerrado los ojos contra el cristal, esperando despertar al llegar a casa, y lo primero que recordaba al abrirlos de nuevo fue luz nebulosa. Había sentido el balanceo del mundo bajo mis pies un tanto ebrios como para conducir, y lo primero que sentía fue desconocimiento.

[Dónde estoy… Qué es esto… Por qué no me muevo… Adónde se ha ido mi ser, noto que siento, ¡pero no me siento!]

Había oído una vibración, identificaba aquel sonido, eran las bandas blancas que había en la carretera[…]

Me había despertado de nuevo un ruido, no, no era un ruido, era el sonido de una voz, [¿He estado soñando? Todo ha sido un sueño… ¿Estoy aun en el sueño?], no, había estado recordando, mi infancia, mi madre, el biomundo artificial, la realidad. La realidad, luz nebulosa, algo que me tapaba la cara, no, algo que me cubría la boca, no, algo que abovedaba mi boca y mi nariz, dándome aire límpido a respirar. Lo último que recordaba había sido el grito de las bandas sonoras zarandeando a mi chófer antes de precipitarnos al vacío. Lo primero que había oído fue una voz. Apenas un hilo de voz. Una cuerda de guitarra desgarrada. Pertenecía a un hombre, y la tocaba con desesperación, como si aquella cuerda fuera lo único que le sujetara sobre la abisal nada. Me esforcé por escuchar, por entender. Ayuda, aquella voz sujetaba a un hombre que pedía ayuda. Empecé a balbucear ayuda. Alguien se me acercó y oí a lo lejos que me preguntaban qué quería.

-Ayuda, ayuda a ese hombre. Está pidiendo ayuda…

Y todo volvió a caer en la ciega oscuridad.

Durante días recuperé la consciencia como aquellas dos primeras veces, durante unos segundos, con una nebulosa a mi alrededor y sin entender nada. Me contaron que deliré preguntando por Jéllicer y que había entrado consciente por la puerta de urgencias, desde luego, no recordaba a aquella sonriente enfermera que me preguntaba afablemente si no me acordaba de ella, debió de estar a mi lado agarrándome fuerte la mano, tal vez mientras valoraban mi estado y yo balbuceaba ininteligibles sollozos de dolor. Tras la urgente transfusión masiva de sangre bioartificial, la operación inicial de reconstrucción naso-labial y la multitud de injertos de piel bioartificial, volvía a ser yo, o una versión biotecnológica de mí.

Milagro, para todos los tantísimos profesionales (sanitarios, hospitalarios, periciales, forenses, aseguradores), yo era, un milagro. La realidad es que era simplemente, una consecuencia lógica.

Anuncios

Acerca de Alisa De Trevi: Ali.

Alisa De Trevi es el nombre que recoje a mi persona y a todas aquellas de las que bebo, a las que debo la inspiración para crear y vivir, ya que lo segundo es para mí un esfuerzo y lo primero lo que necesito para sobrellevarlo. De ahí la insitencia de que mi nombre es simplemente: “Ali”. De la rama de ciencias puras pero alma versada; aprendiz de todo, maestra de nada. Muy a mi pesar, los múltiples estudios que inicié tuve que abandonarlos por problemas de salud: “¡Bendita salud! que nos trae aquí hoy”. A donde me llega el recuerdo, me veo desde muy niña escribiendo, dibujando; pero han sido las largas convalecencias y el amor los que han hecho germinar en mí el valor y el deseo por compartir lo creado. Mi mayor logro ha sido, y es, rehacerme cada día. Antes de morir, solo desearía encontrarme con los de mi subespecie. trazosdeverso.com

»

    • Gracias Aurora, he tenido una gran profe 😉 y por tomarte el tiempo de entrar y comentar también (aunque yo no haya hecho lo propio..) Gracias por regalarnos esos artículos tuyos cargados de reflexión y de belleza.

      Me gusta

Se mi cómplice activo: ¡coméntame! (Sin la opinión del otrx, no existe la mejora)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s