Miss Horrotonda 2013

Estándar

DSC_0581En su caso, era de las que después de nacer había tardado mucho tiempo en que le asignaran su lugar en el mundo. Su primer puesto de trabajo era entre caminos de paso, uno de ellos de nueva construcción, por eso ella estaba ella allí. Era un ambiente de trabajo veloz, nunca nadie tenía tiempo para admirar su labor; es cierto que la vida de las suyas era una vida caída en desuso, casi al borde de la extinción. Sus antepasadas habían conocido otras épocas en las que la huella del hombre era  como la huella de dios: a su imagen y semejanza. La mayoría de las viejas glorias que habían sobrevivido ahora gozaban de una jubilación mimada. En contraste, el suyo era un hogar que se levantaba sobre un promontorio de tierra desnuda. Su despacho no tenía chapa en la puerta, ni cargo sobre la mesa. A pesar de los vientos áridos que empolvaban su figura, su cabeza, en forma de pluma ondeada, maridaba perfectamente con ellos. Una ducha bajo las nubes y una sauna de sol, y ese brillo de aristas entre el mohoso mate de su piel retornaba a su hacedor. Su cuerpo de pata de pollo enraizaba bajo su peso, con sus tres dedos bien abiertos sobre el terreno.

 

“Todo esto es una gran oportunidad, y solo puede significar que mi situación mejorará” se decía. “Donde quiera que llegue lo haré sin nombre ni rango. Llegaré por mi propia pata, siendo simplemente yo. Y me admirarán aunque no me entiendan. Y quien quiera entenderme me buscará”.

 

Así pasó una década, capeando diputaciones, entre carreteras. Nuevas obras reformaron el pavimento y sus servicios ya no fueron necesarios en el lugar. Fue despedida y enviada a la sala de espera más grande y larga del país, junto a muchas de sus compañeras, en una nave industrial.

 

Años después, tras algunas mudanzas, la carretera que me devolvía a mi nueva casa estaba en obras. Continuando con la gran fiebre redonda, gracias a la inventiva francesa, me pareció verla de nuevo en el espejo retrovisor. Allí estaba, el gallifante, al fin con un reino que la reconociera sobre una rotonda, encumbrado por la piedra y con su corte de madera, hoja y flor. Seguía su labor en silencio, continuaba sin tener chapa en su puerta ni cargo sobre su mesa. Pero ahí estaba, en uno de los accesos a la población que la había adoptado, saludándome desde la infancia. Regía uno de los pasos mas concurridos de la zona; miles de ojos se posaban sobre su porte a vista forzosa, con su melena al viento y su pisada orgullosa.

Nunca olvido una cara. Y menos si ésta tiene carácter y suscita preguntas…

 

Curiosidades de rotondas: http://blogs.lainformacion.com/strambotic/2010/11/08/miss-horrotonda/

Anuncios

Acerca de Alisa De Trevi: Ali.

Alisa De Trevi es el nombre que recoje a mi persona y a todas aquellas de las que bebo, a las que debo la inspiración para crear y vivir, ya que lo segundo es para mí un esfuerzo y lo primero lo que necesito para sobrellevarlo. De ahí la insitencia de que mi nombre es simplemente: “Ali”. De la rama de ciencias puras pero alma versada; aprendiz de todo, maestra de nada. Muy a mi pesar, los múltiples estudios que inicié tuve que abandonarlos por problemas de salud: “¡Bendita salud! que nos trae aquí hoy”. A donde me llega el recuerdo, me veo desde muy niña escribiendo, dibujando; pero han sido las largas convalecencias y el amor los que han hecho germinar en mí el valor y el deseo por compartir lo creado. Mi mayor logro ha sido, y es, rehacerme cada día. Antes de morir, solo desearía encontrarme con los de mi subespecie. trazosdeverso.com

Se mi cómplice activo: ¡coméntame! (Sin la opinión del otrx, no existe la mejora)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s