Un edificio al que se le caen las hojas

Estándar

imagesUn vaso de leche que cae y no hay fuerzas para detenerlo, solo el suelo; la gravedad pintando el movimiento. Entrar en una habitación negra, donde sabes que hay muebles; andas a tientas, y solo el aire tibio. Un edredón lleno de plumas en medio de la nieve. Y cae; el vaso cae. Era un ciclo. Debe ser un ciclo. Me voy a dormir, nos vemos cuando pase el invierno: dejad a los edificios ojerosos que pierdan sus hojas. Lo hacían algunos árboles. Todo brilla ultravioleta.

(Texto seleccionado para edición por: www.diversidadliteraria.com)

Versión extendida:

Una bruma rodea toda tu piel. Tus pensamientos están bajo el agua. Tus movimientos son lentos. Todo está como tiene que estar. Para qué moverlo. Un vaso de leche que cae y no hay fuerzas para detenerlo, solo el suelo; la gravedad tirando de él, pintando el movimiento. Entrar en una habitación oscura, vacía, donde sabes de antemano que hay muebles; andas a tientas y no hay nada, solo el aire tibio, un edredón lleno de plumas en medio de la nieve. Y cae; el vaso cae; en medio de los párpados que pesan, los brazos pesan, los pasos pesan, y también las huellas. La luz del sol que se retira y es la gravedad. La gravedad que lo es todo una vez al año. Y si te importaba antes del invierno, en él todo ya da igual, para qué moverlo. Dejadme dormir, me voy a dormir. Es lo que solían hacer los osos, es lo que algunos árboles hacen; y el mundo no les oponía resistencia. Era un ciclo. Debe ser un ciclo. Me voy a dormir, nos vemos cuando pase el invierno: dejad a los edificios que pierdan sus hojas. Y entonces se verá más a través de los cristales, entrará más sol aunque su luz sea menor. No se pueden abrir las ventanas, pero se siente más adentro lo que se ve fuera. Todo tiene una tonalidad ultravioleta.

Anuncios

Acerca de Alisa De Trevi: Ali.

Alisa De Trevi es el nombre que recoje a mi persona y a todas aquellas de las que bebo, a las que debo la inspiración para crear y vivir, ya que lo segundo es para mí un esfuerzo y lo primero lo que necesito para sobrellevarlo. De ahí la insitencia de que mi nombre es simplemente: “Ali”. De la rama de ciencias puras pero alma versada; aprendiz de todo, maestra de nada. Muy a mi pesar, los múltiples estudios que inicié tuve que abandonarlos por problemas de salud: “¡Bendita salud! que nos trae aquí hoy”. A donde me llega el recuerdo, me veo desde muy niña escribiendo, dibujando; pero han sido las largas convalecencias y el amor los que han hecho germinar en mí el valor y el deseo por compartir lo creado. Mi mayor logro ha sido, y es, rehacerme cada día. Antes de morir, solo desearía encontrarme con los de mi subespecie. trazosdeverso.com

Se mi cómplice activo: ¡coméntame! (Sin la opinión del otrx, no existe la mejora)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s