En el limbo

Estándar
"Estar en el limbo"

“Estar en el limbo”

MØ – No Mythologies To Follow

Todo está perdido: perdida la relación, perdido lo que pudo haber sido.

 

En toda transacción sentimental hay un limbo; un purgatorio, un estar al otro lado desde donde se mira a los otros niños jugar. Ell@s saben jugar, por eso es que juegan; sus padres debieron de enseñarles, o por lo menos, darles el espacio para salir a la calle a hacerlo.

Hoy los niños no salen corriendo con el bocadillo de jamón en una mano y la pelota en la otra, sí lo hacen, pero lo hacen en los parques, en las zonas habilitadas para el juego. Se quiere volver todo tan civilizado… Se avanza y se retrocede lo avanzado más uno. Sin embargo se prefiere jugar sol@ (los niños digo), encerrados en la casa, enchufad@s a un cable de corriente continua. Ya no se ven peatones esquivando cañonazos de “vida o muerte” ni siendo invitados secuestrados de un limbo en que el palo es una goma elástica de paquetería, y por la que han de pasar por arriba en vez de por debajo. Antes los juegos iban en zapatillas de andar por casa, ahora, si no son de marca no es divertido.

En esa época en la que me tocó ser niña, el limbo aún no era un juego de baile; era una palabra indefinida con la que los adultos te acusaban de permanecer en un estado más de lo razonable. “Estar en el limbo” tenía un aura negativa, el limbo. Pero ahora, conforme maduro, miro con melancolía el limbo cada vez que parte. No hay un limbo que sea enteramente limbo. El limbo existe como el margen del juego, donde l@s niñ@s deciden a qué se juega, quiénes son l@s cabecillas y, cómo se reparten los nombres.

Fuera del limbo, ahora, ya no hay huevos ni verduras de la huerta a cambio de la compañía, de la mera atención por L otr@, del agradecimiento. Ya el juego se ha definido y el tiempo para el cortejo ha acabado.

Aquella relación que tuvimos está perdida, pertenece al pasado: al limbo.

Perspectiva desde el limbo

Perspectiva desde el limbo

Anuncios

Acerca de Alisa De Trevi: Ali.

Alisa De Trevi es el nombre que recoje a mi persona y a todas aquellas de las que bebo, a las que debo la inspiración para crear y vivir, ya que lo segundo es para mí un esfuerzo y lo primero lo que necesito para sobrellevarlo. De ahí la insitencia de que mi nombre es simplemente: “Ali”. De la rama de ciencias puras pero alma versada; aprendiz de todo, maestra de nada. Muy a mi pesar, los múltiples estudios que inicié tuve que abandonarlos por problemas de salud: “¡Bendita salud! que nos trae aquí hoy”. A donde me llega el recuerdo, me veo desde muy niña escribiendo, dibujando; pero han sido las largas convalecencias y el amor los que han hecho germinar en mí el valor y el deseo por compartir lo creado. Mi mayor logro ha sido, y es, rehacerme cada día. Antes de morir, solo desearía encontrarme con los de mi subespecie. trazosdeverso.com

Se mi cómplice activo: ¡coméntame! (Sin la opinión del otrx, no existe la mejora)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s