Archivo de la etiqueta: #pareja

Amor especular

Estándar
Amor especular

Amor especular

The Magic numbers- Love is just a game

De amores imposibles nos han hecho creer que están conformados los sueños. Pero una vez conocí a un árbol centenario que era en verdad dos pies abrazados en uno. Crecían espalda con espalda, y a pesar de los años, se amaban con un amor desconocido. Un amor que apenas escribe historias en primera persona, un amor como un “puñado de hojas secas” que vuelve a la tierra retroalimentando al árbol; un amor como una “sombra a la orilla de los pinos”, que va y vuelve con las estaciones. Yo ya encontré un amor así: feliz, correspondido, especular. Lo busqué porque supe de su existencia, porque lo conocí en otrxs. Ahora déjame ser tu otrx. De ti solo quiero ser tu árbol centenario, déjame ser el espejo en el que veas lo que buscas y quieres sin saber que existe. El amor en equilibrio dinámico existe: créeme, ya lo encontré; es un amor que sólo puede nacer entre tu imagen especular y tú. El amor aparece cuando sabes reconocerlo. Si tu amor no aparece a la vuelta de la esquina, sal a buscarlo, pero lleva siempre contigo un mapa en el corazón. Y el mapa te lleva a un camino; el camino para estar junt@s. Hay entes que somos mitades del otr@.

Amor especular en seda 90x90

Amor especular (haz) seda 90×90

El único camino para estar junt@s toda la vida es: que parte de un@ se convierta en el otr@, y el otr@ en un@. Así que cuidado de quién te enamoras para siempre; elije bien, sí, elije, porque el amor se elije: conviértete a quien buscas; ámate como quisieras que te amaran; mírate en el espejo de sus ojos; no tengas citas, realiza entrevistas. Y sobre todo, ten una lista; tu camino en el mapa que tú trazas. La atracción y el orgasmo vive en tus neuronas, dómalas. No busques a tu media naranja; encuentra a tu imagen especular; como dos manos: iguales, distintas, complementarias, opuestas…

Amor especular (envés) seda 90x90

Amor especular (envés) seda 90×90

Mira tus manos, ahora, junta palma con palma, entrelaza tus dedos… ¿lo ves? Ahora lo ves, ahora. Ahora, sal a buscarl@.

 

Instrucciones para saber encontrar el amor especular:

1- Has de conocerte y reconocerte mejor que nadie. Ser sincer@ con un@ mism@.

2- Reconoce patrones en tus ex. Lxs ex son lus mejores maestr@s, si sabes aprovechar la experiencia. Busca un patrón, o pueden ser varios, en tus pruebas amorosas. Es importante reconocer qué facetas de la personalidad de ambxs entraron en conflicto y desgastaron la relación. Te serán de mucha ayuda para conocerte mejor y elaborar tu lista. A menudo estos patrones se aprendieron en la infancia, de las personas que tuvimos como ejemplos; y tendemos a seguirlos y repetirlos inconscientemente. Cuando somos conscientes de ellos se desvanecen los fantasmas y podemos comprender a los monstruos y tratarlos con cariño.

3- Confecciona tu lista para ser consciente de lo que quieres y lo que necesitas.

4- Ten presente tu lista (llévala contigo para repasarla, memorízala, tatúatela, lo que quieras mientras seas consciente de lo que quieres en cada amor potencial que conozcas).

5- Las citas están bien; para cuando eres adolescente, para recopilar experiencia y experiencias… Llegado al punto en el que sigues leyendo esto, reconozcámoslo: ya buscas otra cosa. Aquí estamos hablando del amor estable, de los ingredientes que se necesitan para que la relación sea lo más duradera posible (porque el “para siempre” es para los corazones deportistas de fondo, requiere mucha dedicación amorosa por ambas partes). Aclarado el dónde estamos, sigamos; las citas se acabaron, si quieres encontrar a tu amor especular, a partir de ahora tendrás entrevistas en su lugar. Por supuesto doy por sobreentendido que tendremos el factor de la atracción, pero no nos quedaremos en él; con nuestra lista en mente iremos entrevistando a la otra persona a medida que la conozcamos para chequear todas las facetas de la personalidad apuntadas. (Nota aclaratoria: la atracción sexual está en el cerebro, si eres de esas personas que te sientes atraíd@ por quien no debieras, y por quien debieras no lo haces; antes de poder aplicar este método tendrás que reajustar tus criterios de atracción. Ver más abajo).

Cómo confeccionar la lista de tu amor especular:

1- Dibuja tres columnas y escribe en cada una de ellas: iguales, complementarios y opuestos.

2- En la columna de “iguales” escribe los pilares fundamentales de tu personalidad, es decir, aquellas facetas tuyas que son imprescindibles en tu vida, que te definen y te provocan gran satisfacción. Por ejemplo, si eres una persona que tiene muchxs amigxs y estus son importantes en tu vida y quedas con ellxs a menudo, éste sería un pilar importante para ti, luego por lógica, tu amor especular sería bueno que también fuera así. De esta forma tendréis una convivencia sencilla y sin fricciones, porque este aspecto es prioritario para ambxs.

3- En la columna de “complementarios” escribe las facetas de la personalidad diferentes a las tuyas pero que te podrían complementar y ayudarte a crecer. Importante que no sean pilares fundamentales; pueden ser importantes también, pero en caso de ceder (que en toda relación se ha de ceder, tenlo presente), no supondrá ningún punto de insatisfacción.

4- Columna de “opuestos”. Esta es una columna jodida, para qué engañarnos. Has de tener muy en cuenta tus defectos para elaborar esta parte (también en las otras, pero en esta más). Aquí escribe las facetas de la personalidad que pueden ser opuestas a las tuyas (una vez más, pero con mayor importancia, no es nada recomendable que sean pilares fundamentales). Sé consciente que en los momentos de estrés, estas serán las facetas que más se acentuarán, y que por tanto, más te pueden llegar a molestar; serán los puntos de desgaste de la relación a largo plazo. Las zonas opuestas pueden ser muy constructivas, porque si se saben localizar y manejar pueden ser contrapuntos a tus facetas más extremas, llevando a la pareja a una zona de equilibrio por compensación. Pero por esto mismo, intenta no incluir aquí defectos que te molesten sobremanera.

[Todo lo expuesto aquí ha sido comprobado por mí misma y por otras personas cercanas; funciona, lo que no significa que una vez que se encuentre a la persona especular se garantice que el amor dure. Eso ya es otra historia… tal vez otro día me anime, o me animen, a seguir escribiendo sobre el tema; aún estoy en él… el para siempre aún no se ha acabado. Pero ya he recogido algunas muestras sobre manejar la rutina, la madurez de la pasión y demás, así que alguna experiencia hay para compartir si alguien la demanda ;)]

Extras (apuntes complementarios no necesarios para obvios):

a- Los defectos de l@s demás. Generalmente los defectos de lxs otrxs que más nos molestan suelen ser espejos; indicadores de algo que nuestro subconsciente quiere cambiar. O bien porque esos mismos defectos nosotrus los tenemos, o porque tenemos sus opuestos. Pero ves al baño, ponte frente al espejo y háztelo mirar por tu consciente.

b- La lista. Si después de escribir tu “lista de la compra” la repasas, y observas que más que una lista que habla de cómo tú eres es una lista de deseos, de cómo te gustaría que fuera tu persona ideal, haz un examen de introspección y pregúntate: ¿tal vez no será que así es como me gustaría ser? Ten en cuenta que atraemos lo que somos y/o lo opuesto a lo que somos. Así como un perro se siente atraído por otro perro y no por un gato, nos sentiremos atraídos por lo que somos o nos gustaría ser. Por ello, si tu lista no refleja la realidad de lo que eres en el ahora, pero es lo que quieres y buscas, para encontrarlo tendrás primero que convertirte en ello.

c- Reajustar los criterios de atracción. Posible, ejercicio corroborado personalmente. Aquello de que la chispa surge y ya está, de que la pasión la hay o no la hay, es cierto pero no es una realidad inamovible, se puede trabajar y cambiar. El primer ingrediente que necesitas, fundamental, es el dolor; sí, el dolor. Si no has sufrido lo suficiente como para decir “basta!” tendrás que esperar, es decir, seguir sufriendo más. Que cómo se sabe cuándo se ha sufrido lo suficiente como para haber reunido la voluntad suficiente en tu memoria interna como para cambiar tus patrones de atracción cerebrales… jajaja, qué buena pregunta! Lo sabrás cuando lo sepas. Cada un@ tenemos un umbral de tolerancia al dolor, así que no hay una regla matemática para poder saberlo. Pero un punto de orientación aproximado por el que tu cuerpo puede estar tratando de comunicarse contigo y decir “basta” es el asco; si sientes asco o repulsión a una persona nueva que de algún modo intuitivo o visceral te recuerda a es@/es@s ex por quienes tanto sufriste, estás preparad@ para dar el salto a la mejora.

El siguiente ingrediente, extrapolable para toda mejora, es la consciencia. Ser capaz de reconocer el aspecto de la persona/s por la/s que sufrimos para identificarlo en las nuevas personas que vayamos a conocer, para huir como si se nos fuera la vida por el retrete (que así sería en realidad). A la vez hemos de ser capaces de reconocer los aspectos de la otra persona que nos alimentaría la felicidad que sentimos en soledad, con nosotr@s mism@s.

Tras la consciencia llega la elección. Una vez sabemos identificar la clase de persona que podría compartir nuestra felicidad y acrecentarla, hemos reconocido que la clase de persona por la que sufrimos en el pasado sólo nos puede llevar a la insatisfacción, hemos de elegir la felicidad. La felicidad es una elección, lo mismo que el dolor. No es que queramos sufrir (o a lo mejor para algunxs sí, hay un factor masoquista, de castigo a un@ mism@ en el que habría que profundizar), a lo mejor es simplemente lo que aprendimos de niñ@s. Cuando crecemos y somos conscientes ya solo queda elegir. En el momento que hagas la elección verás con otros ojos a personas por las que antes no te habrías sentido atraíd@.

d- Identificar, reconocer lo que quiero, la felicidad. En algunas ocasiones, hay personas que somos incapaces de reconocer o saber lo que es la felicidad, o lo que queremos. Pero podemos usar de nuevo la técnica del opuesto. Tal vez no sepamos lo que queremos, pero ¿y lo que no quieres? ¿No quieres sufrir? ¿qué es por lo que sufres? ¿qué es lo que te irrita? ¿qué es lo que no te hace feliz? Pues sabiendo lo que no quieres, busca su opuesto, apártate de ello, dale la vuelta, mejóralo si está en ti.

e- Si estando sol@ no eres feliz, empieza antes por ahí. La felicidad no está en lxs demás, ha de estar en ti primero. El amor se puede dar cuando se tiene, a que no prestas dinero si no lo tienes o no haces un regalo si no puedes comprarlo… Pues con el amor lo mismo: no puedes darlo si no lo tienes.

amor especular

Anuncios

Comededos, hasta la próxima (4ª parte, final?…)

Estándar

Faul – Changes
http://youtu.be/QUjppepBERM

IMG-20140518-WA0000

Por fin era jueves; y estábamos a solas. El local estaba lleno de gente en realidad; pero estábamos a solas. Todas aquellas personas solo eran parte del decorado. Los cuerpos colapsaban unos con otros como meteoritos en el universo del caos; la luz era como un púlsar que pausaba los movimientos, cortándolos a la velocidad de la luz y volviendo a ensamblarlos, creando en la visión la sensación de pérdida de control: alguien ajeno nos cerraba los párpados. Ese instante de oscuridad… todo podía pasar… como cuando mis pies levitaban entre salto y salto y dejaba sentir el suelo… Bailaba mecida en mitad de la nube de Oort; mis brazos arriba y abajo, mis caderas de derecha a izquierda, la gravedad de mis contoneos había abierto un espacio a mi alrededor en medio de la masa de carne y sudor. No sentía los tacones, las horas que llevaba en pie, el calor de las mangas de rejilla; solo estábamos tú y yo. La gente hablaba con la mirada, la voz era succionada por un agujero negro nada más salir de los labios; pero a ti y a mí no nos hacían falta los ojos para comunicarnos, lo hacíamos por vibraciones, sintonizándonos a través de la frecuencia del latido de mi corazón. Nadie podía ver nuestra unión, tu energía colmando todo mi ser, inundándome… tan solo veían mi cuerpo moverse, mi cabeza de lado a lado, mis cabellos cubriendo mi cara, ráfaga a ráfaga, tironeados por tus manos invisibles, las mías en alto hurgando tu pelo, vacías de alcohol. El cubata, en mi mano, es un estorbo, la necesito libre para acariciarte. Y los demás, si supieran la verdad, no podrían entenderlo. Mi sangre está llena de ti; el alcohol no lo necesito, solo entorpece mis pasos hacia ti. Por fin estamos a solas: la música, y yo.

***

Amor es... evolucionar junt@sColdplay – Magic
http://youtu.be/1PvBc2TOpE4

Marcela se quitó los zapatos y entró en la casa, se desnudó en la habitación que les hacía las veces de despacho y encaró la puerta del dormitorio. Giró el picaporte despacio, atenta a los quejidos de bisagras, abrió la puerta y entró. El aroma de sábanas y desodorante de Robert la abrazó. Se puso el pijama y entró en su hogar. Los ojos le seguían escociendo aún cerrados. La cama navegaba sobre aguas mansas. Un eco reverberaba en sus venas; no era la música del concierto, eran las palabras que pulsaban por salir. Era el peso de los muros ya construidos desmoronándose… y ahora ella podía volver a colocar las piedras en su sitio, pero dándoles la vuelta, con cemento nuevo y arena viva, pintando sueños en sus aristas. Abrió los ojos, cogió el smartphone y empezó a escribir.

2:37 – Marce: No puedo dormir. M siento con ansiedad. Creo k es xk kiero hacer muchas cosas, cosas k siempre kise hacer y k no hice xk no pude x falta d algo: estabilidad…
2:37 – Marce: Y ahora, a tu lado, estoy recuperando todo eso, m estoy curando, estoy recuperándome a mí misma.
2:38 – Marce: Pero d pronto siento k m sigue faltando algo xa poder hacer lo k kiero. Y creo k eso m agobia y x eso siento ansiedad
2:40 – Marce: Pero entonces m h dado cuenta k lo importante es k todo esto está siendo posible xk estoy a tu lado, xk tú lo haces posible amándome y siendo tú y creciendo juntos.
2:43 – Marce: Estos días m h sentido aceptada, más importante aún, m h sentido incomprendida x ti, xo lo hemos hablado y nos hemos seguido conociendo y me has aceptado como soy y has confiado en mi y no me has juzgado.
2:47 – Marce: Gracias amor, ya no siento ansiedad porque se que aunque vuelva a sentirla, aunque lleguen nuevos obstáculos y m devore los dedos hasta los huesos, estaremos juntos, como hasta ahora, evolucionando juntos.
2:47 – Marce: Te re re requiamo!!!!!!
2:48 – Marce: Gracias por hacerme realidad y anclarme un pie al mundo haciéndolo soportable.
2:48 – Marce: ❤️❤️❤️❤️
8:13 – Robert: Mi amorrrr… Gracias!!! Me encantó cómo manejamos la situación stos días. Es la primera vez que confío tanto en alguien, que me puedo ir a dormir tranquilo sabiendo q mi pareja esta de fiesta porque confío en ti.
8:14 – Robert: Gracias x hacerme confiar en ti de sta manera. Eres genial y x supuesto seguiremos evolucionando.
8:15 – Robert: Me alegro q te haga el mundo soportable porque es maravilloso y siempre lo será mientras estemos juntos.
8:16 – Robert: Te re re rekiamo mi amor!!!
8:16 – Robert: ❤️❤️❤️❤️
9:52 – Marce: Mi amorrr!!!!
9:52 – Marce: Te adoro!!!!

img217

Comededos en pausa (parte 3/X)

Estándar

A Nieves

Michael Kiwanuka – It always comes back

http://youtu.be/j0AVAektWfk
DSC_0017

–¿Vas a salir el jueves?
–Cómo… –paré de leer, giré la cabeza y le miré.
–Que si piensas salir el jueves…
La luz de la pantalla de la tablet le salía de las manos iluminando su rostro quebrado.
–Amor ya no hace falta –noté una bola de pelo atascada en mi garganta.
Apagó el aparato y se tumbó. Su lado de la cama quedó a oscuras. El espacio de las sábanas que había entre nosotros se me hizo inmenso; un frío me caló los pies.
–Amor ¿estás bien?
Se encogió de hombros.
–¿Qué sientes? ¿Qué piensas?
El silencio era ensordecedor.
–Te ha sentado mal… Lo entiendo. Pero tengo necesidades, igual que tú, y últimamente la rutina… Ya te lo dije, pero no me escuchas. Nos echo de menos.
–¡Ya, pero no puedes pretender que sea lo mismo que al principio! –su tono se elevaba a cada fonema igual que se reincorporaba su cuerpo.
–¡No pretendo que sea igual! ¡No es eso lo que digo! Ves como nunca me escuchas…
–¡Sí que lo hago! Ya estás exagerando, como de costumbre.
La bola de pelo empujaba por salir, y yo tosía y tosía y arqueaba la espalda queriendo vomitarlo todo. Decenas de peleas acumuladas pujaban en mi recuerdo, sentimientos danzando dentro de nosotros en una guerra fría. Pero al menos ya no salía huyendo en mi bólido; mi piel ya no me quemaba a su lado haciéndome votar al sofá.
–¿Te das cuenta? Ya estamos otra vez peleando en vez de discutir lo que sentimos…
–Sí es cierto… –suspiró y me recogió la mano.
–Solo trataba de decirte que siento que nos distanciamos, y que la rutina se apodera de nuestra relación… Que de vez en cuando necesito que salgamos por ahí, necesito bailar, y sé que a ti no te gusta, pero yo lo necesito, no te estoy diciendo que vaya a salir todos los fines de semana, solo que una vez cada dos meses necesito salir al mundo y sentirme atractiva y bailar como una rubia loca, y no estoy pidiendo que me acompañes, no quiero obligarte a hacer algo que no te gusta, pero tampoco puedes pedirme que yo deje de bailar, ¿crees que me gusta estar bailando mientras tú estás ahí parado con una copa en la mano?, ¿crees que lo disfruto igual de bien?, pero no puedo hacerlo si nosotros no estamos bien del todo, no puedo arreglarme y salir sin ti tranquila si tú y yo no recuperamos nuestras mariquitas en el estómago –se rió y me apretó la mano–. Es normal sentir que el primer impulso sea estar celoso o incómodo o molesto, pero por eso nos llamamos Sapiens después del Homo, porque podemos racionalizar nuestros impulsos animales, y hablarnos y entendernos… No quiero buscar segundas miradas de otros, quiero buscar la tuya, quiero que vuelva la tuya… –la bola de pelo salió al exterior transmutada en lágrima.
–Sé que he estado muy ocupado en las últimas semanas, y ya me conoces, sabes que me cuesta darme cuenta de las cosas, de eso te encargas tú, de señalarme el camino que pisamos. Pero quiero que comprendas que si de normal me cuesta ir hasta Valencia, los jueves que al día siguiente trabajo, estoy cansado. ¿Qué te parece si volvemos a las sorpresitas de los viernes? Lo dejamos de hacer porque pensamos que ya teníamos integrado lo de ser más detallistas… pero cuando empezamos a hacerlo fue por algo similar, ¿recuerdas?
–Sí, la tuvimos buena –reí– yo me quejaba de que quería más romanticismo en nuestra relación. Entonces daba un portazo y me largaba. Vamos mejorando –nos miramos a los ojos y nos sonreímos–. Sí, la verdad que nos funcionó durante los dos últimos años. ¡Volvamos a las sorpresitas de los viernes! El próximo me toca a mí, porque anteanoche ya me sorprendiste tú… Me encantó: todo lleno de velas, la música, la mesa puesta, la cena, tú abriéndome la puerta de traje… No me lo esperaba.
–¡Sí! Mira que me ha costado… Y aún así apareciste con pizzas. Siempre te hueles algo o adivinas lo que te he comprado, ¡así es imposible!, me pides que sea más romántico y luego me chafas las sorpresas…
–Ja, ja, ja… ¡lo siento! Es un don y una maldición, como un superpoder.
Reímos. Nos besamos. Nos abrazamos. Nos besamos de nuevo y trasnochamos. Nuestras sábanas volvían a estar calientes.
–Entonces, ¿mañana irás al concierto?
–Ahora ya puedo ir sin ti… así que creo que sí, no bailo desde nochevieja y tengo el mono, y las últimas veces que salimos al final no bailé; sí, voy a ir. ¿Te parece bien?
–No me hace mucha gracia… Pero confío en ti, y además es una buena oportunidad para practicar lo que hemos hablado.
Le abracé.
–Gracias por confiar en mí, pero también tienes que confiar en ti. Yo confío en nosotros.