Archivo de la etiqueta: poesía

Exposición de Noviembre: caUsalidades

Estándar
Las casualidades no son mas que cruces de caminos donde dos o más individuos de la misma subespecie se reconocen. Esta exposición es fruto de uno de esos encuentros, y está llena de esa clase de momentos: de caUsalidades colgadas de un gancho.

Las casualidades no son mas que cruces de caminos donde dos o más individuos de la misma subespecie se reconocen.
Esta exposición es fruto de uno de esos encuentros, y está llena de esa clase de momentos: de caUsalidades colgadas de un gancho.

IMG-20141118-WA0003

Gracias a Kaña Makan C/ Sueca, 61 Valencia

Gracias a Kaña Makan
C/ Sueca, 61 Valencia

 

 

 

 

 

DSC_0884

Underground (vendido) We are crossing the lines all the time Maybe, some day, we find one another in each other eyes Then we find our smile In the middle of this train we live in...

Underground (vendido)
We are crossing the lines all the time
Maybe, some day, we find one another in each other eyes
Then we find our smile
In the middle of this train we live in…

 

 

 

Istambul Your tears are my tears; my smile is your smile.

Istambul
Your tears are my tears;
my smile is your smile.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reflejo De repente, me he quedado helada por el mundo estructurado que me rechaza. De pronto, la luz me ha hecho consciente, de la sociedad estipulada que me recibe de espaldas. El rechazo nos hace más enormes, siendo el espejo de nuestros errores.

Reflejo
De repente, me he quedado helada por el mundo estructurado que me rechaza.
De pronto, la luz me ha hecho consciente, de la sociedad estipulada que me recibe de espaldas.
El rechazo nos hace más enormes,
siendo el espejo de nuestros errores.

 

DSC_0898

 

 

 

 

 

 

 

Bluesfolk Mujer chelo en clave de sol

Bluesfolk
Mujer chelo en clave de sol

DSC_0903

 

 

Gato Pardo Guitarra española en clave de sol

Gato Pardo
Guitarra española en clave de sol

 

 

DSC_0889

 

 

 

Se me caen las hojas (microcuento) Escucha... te juro, que a la que me toque la niña no la vuelves a ver.

Se me caen las hojas (microcuento)
Escucha… te juro, que a la que me toque la niña no la vuelves a ver.

 

Amor es... evolucionar junt@s

Amor es…
evolucionar junt@s (vendida)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC_0906

elijo ser feliz

DSC_1265

Obras en camisetas

 

 

 

 

 

 

 

La compra de cualquier obra implica la renuncia a la adquisición de los derechos de autor sobre los diseños o escritos que contienen, ya sea parcial o totalmente, en beneficio de su autora, yo misma.
Anuncios

Con trabajo

Estándar

Gracias a La Vitti Bar

a David, Manuel, Ales y Mateo

por la velada de anoche.

Ser Banda:

Percusionista no,

eSQueletista;

Guitarrista no,

NeUrista;

Contrabajista tampoco,

CUerpista;

Vocalista, ¿en serio?,

alMista.

 

Con trabajo

Con dos dedos,

"Con trabajo" para Ales Cesarini, gracias por la master class y la musa.

“Con trabajo” para Ales Cesarini, gracias por la master class y la musa.

solo

con dos dedos

creas arriba

como abajo,

contrabajo.

Con trabajo

de pie

con el instrumento

a veces, entre tus

piernas,

siempre en el abrazo

de tu cuerpo,

haciendo musculación

siniestra,

bailando en el

índice del corazón,

recorriendo el

diapasón,

cruzando el puente

hasta llegar al

alma

con tus dos dedos,

respirando a través

de las eses de su

piel;

trabajo no ingrato,

tocar este instrumento

tan ingente al

tacto.

 

Ales Cesarini

Ales Cesarini y su contrabajo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Soy Piano (rap, música clásica y poesía)

Estándar
Alas de piano de cola (mi visión de un piano de cola con la tapa abierta desde arriba)

Alas de piano de cola
(mi visión de un piano de cola con la tapa abierta desde arriba)

Gracias a Fran Acàmer Mateu por su piano,

al F’art Home de Benimaclet por el lugar

y a Fran T. por ser mi corazón

“Soy Piano” en vídeo&audio (pieza compuesta e

interpretada por Fran Acàmer Mateu):

http://youtu.be/XFebKE5koKQ

Soy bajo tus manos/ tu instrumento. Son tus manos sobre mi cuerpo/ lo que me hace brillar/ y desfallecer. Soy tus blancas y negras/ rozadas/ por tus yemas. Mi piel compuesta de corcheas/ que solo tú/ sabes leer: rápido rápido muy rápido, lame traga muerde mi piel bajo el estómago, mi sed de ti/ es amplia. Lento, lento, muy lento; tus dedos/ sobre mi aliento. Empañado el verano de tu boca en un eclipse, entrelazando nuestros miembros, tus manos sobrevolando mi teclado… Dentro, muy dentro, alcánzame esa lengua que no llego. En mitad de la noche/ o de la mañana, desvelas mi mente confusa y… tus manos; tus manos que revelan el negativo de lo que me anida inquieto. Soy bajo de ti/ un instrumento que al fin suena, tus besos/ me afinan la coherencia, equilibrando mi locura con cordura y una chispa de clarividencia. Tira de mi pelo hecho de acero envuelto en fieltro, levántame la falda de palancas, libera mis macillos del sujetador, desátame las cuerdas de las muñecas, hazme vibrar/ entre tus dedos, exprimiéndome la melodía que oculto bajo este vestido de raso negro pulido, y/ atrápame/ mientras caigo en tu abrazo/ sin tregua, desmigájame la melena, y mientras tu derecha me atiza la brasa, tu izquierda… tu izquierda… tu izquierda… me calma/ y me consuela/ de mis múltiples blancas y negras. Sabes tocar/ mis 97 teclas, sin ti soy huérfana. Y cuando resuenen/ nuestros crepúsculos/ recordaré que siempre/ estuvimos/ sonando/ juntos.

Mujer piano en clave de fa

Mujer piano en clave de fa

Una obra de arte no se acaba: se abandona 2/2

Estándar

Fever Ray – If I had a heart

Subtitulado en español

 

(Si no puedes ver el “vídeo” aquí abajo el texto)

No tengo miedo a perderte, me crié acunada por la oscura muerte plagada de estrellas, donde solo yo admiraba su belleza; tengo miedo a tenerte, que te quedes y me sigas dando esta paz y esta balanza con la que pinto cuadros y mi día a día. ¿Qué hago con este algodón de azúcar sino es comérmelo? Y “qué hacemos con lo cotidiano sino es sacarlo de sus casillas”. Aceptar lo inconcluso, la escotilla abierta por la que entra el agua. Resignarse a la belleza de lo que uno es y aborrece. Bailar este tango con el diablo o con la muerte. Hacerle un striptease al desencanto. Vendarle los ojos al aburrimiento. Llenarle la boca de flores al retorcido. Atarle las manos a la inercia. Despertar cosquillas al enfado. Masajearle los pies a la impaciencia. Contarle un chiste a la contrariedad. Mirarte, mirarme; te veo ahí dentro, agazapada, de esta no te libras, me abrazaré fuerte hasta que se me duerman los demonios de aburrimiento. No del todo tampoco, lo suficiente: tenerlos aletargados para que sigan alimentando con su fuego. El que viene de las llamas sin llamas es que muere, a manos del oxígeno. Ser como los demás: la musa de alguien que los observa con avaricia, con ojos de nuevo, con el ceño siempre fruncido y la maleta en la mano. A falta de no poder ser los demás, ser uno mismo, ser el escritor y la musa. Salir a buscar el corazón en otra parte; la de los demás. Oír de nuevo tambores en la carótida cuando te rodea la neblina de lo desconocido; la humedad que riega tu intelecto, desbocando neuronas sobre el papel.

Qué es lo que me pasaba…

Y todo comenzó con un verso que se recuperó entre otro verso.

La poesía. La poesía que despiertan tus labios sobre los míos. O su ausencia. La poesía que viaja rápido entre las medias de tus letras. ¡Mujer tenías que ser!: poesía. Para volverme loca entre tus piernas. Y quien no te adore que no te venda. Que de versos voy y vengo, y en versos me desharé; despacio. O vertiginosa como cuando con tus fonemas me das el orgasmo. Cualquiera que sea la lengua que te mencione tiene el poder de desenterrarme. Quien no te sienta que no te pronuncie, aunque te entienda. Porque sintiendo se puede amar lo que no se comprende, pero no se puede aunque se entienda si no se siente.

Y la cama prendida de la bombilla del cielo nocturno. Y todo fue por la mención de un solo verso; ayer, hoy. El mío en el tuyo, el tuyo que resultó ser suyo.

Y como en algún lugar hay que poner el punto final, porque es el punto final el que da inicio al principio…, aquí mismo, pues da lo mismo el fin, como el principio mismo.

Una obra de arte no se acaba: se abandona (1/2)

Estándar

Bajofondo – Cuesta arriba

(Para lxs que no puedan ver el “vídeo”, a continuación el texto.)

Pero qué es lo que me pasa!
Pero qué es lo que te pasa?

Llegas de la nada, como una neblina matutina, me envuelves con tus palabras húmedas, me calas con el espíritu y remueves la tierra en la que se asientan mis suelas. Tú no eres la respuesta, eres la pregunta; la pregunta que es una nube acosadora de sueños. Y dentro de tu traje gris me siento como un guante. Pero sigues sin ser la respuesta, eres la pregunta infinita. La pregunta que atiza la paradoja de mi esencia. La escusa para seguir siendo yo misma perdida en medio de la niebla vespertina. A todas horas, rodeada de ti, a todas horas; me asfixias, voy atada a tu cintura con un tango mediando entre nosotros. Y si pudiera meterme la mano por la boca y bajando por la garganta prendiendo con mis uñas tu pelo llegar al fondo de donde habitas, y arrancarte como un vómito. Tu mano en mi cuello, deslizándose por la espalda, la confianza de la gravedad en mi peso, mi peso, todo mi peso sobre mi cuello y mi cuello en tu mano, suspendida la alegría, el suspiro y la náusea. Te juro que de mi arrullo te arrancaría, si pudiera. El poder es un mañana que no sé si llegará. Te mandaría lejos, con los que me dieron la vida con la que hoy juego. Te dejaría envuelta en esa niebla como una manta, y lloraría tu pérdida como también lloraría si no te fueras. Como lloro tinta ahora porque eres parte de mí, y yo de ti, más de lo que quisiera, siempre de ti.

¿Qué es negro por fuera, por dentro blanco, y luego, blanco por fuera, negro por dentro? Así rezará mi epitafio, el final será como el principio; un epitafio sin tumba labrado a golpes sobre la carne del espíritu y la mente, incapaces de concebir la gloria sin tormento; y el tormento como argamasa agradecida que construya la alegría.

Pero qué es lo que te pasa!
Pero qué es lo que me pasa?

Qué te ocurre que vienes a remover la tierra que me reúne y me sustenta. Qué me ocurre que abro la puerta a desconocidos cuando al fin la paz habita mi hogar: hogar. Me ocurre que soy hija del aceite y el mar; que llevo transcrito en mis genes el ADN del suicidio. Quién imaginaría que el peor suicida no es el que lo logra, sino el que decide jugar al tango con la muerte.

Siento tus dedos en mi garganta; cómo se me acalora la carne y la tregua: la humedad de tu lengua absorbiendo el sudor de mi axila, mi dedo entre tus dientes, mi pierna cercando tu cintura, una roca viva endureciendo tu bolsillo, la siento a la altura de mis ingles, la leche derramada sobre el vientre, mi aliento sobre tus párpados, el temblor de una caverna entre callosidades: hacer sexo con las palabras y el amor con los pies. Subiendo y bajando. Arriba como abajo. Tu mano mis ojos tus dedos mis pupilas tu nuez mi clavícula el perfume de tu barba en la mandíbula y mis transparencias ocultas.

No sé si sé lo que me pasa. Pero que me ocurra contigo. Con ningún otro, amor mío. Fantasías que sé que son quimeras. Y por ello es que las tengo y anhelo. Mas cuando se hagan carne o tierra desvanecerán mi interés; respira. Y aunque lo sé, me dejo y me atormento. Porque sin ti, mi niña muerte, no sabría lo que es vida. Porque sin ti, mi dulce tormento, no apreciaría rogando al cielo por lo que más quiero.

Me basta con un soplo del cielo para escribir; pero no, para vivir.

Estándar

Steffany Frizzell – Closer
http://youtu.be/6iA0rGY_ig8

 A Manu Fernández,

por ser de la misma subespecie.

Veo el cielo frente a mí, en movimiento. Las nubes con su pesada carga gris se alejan, viven en las alturas. Su pesada y preciada carga… ahí van, ligeras, con aplomo. Alejándose se llevan la vida. Y yo, aquí, resto, esperando; esperando un rayo que me parta, una señal, una mano extendida desde la nada que venga a levantarme. O a empujarme. Postrada con una lluvia con la que no sé qué hacer. Las nubes conocen su destino, y siguen el camino que los vientos trazan. Yo no soy un 75% de agua: soy un cactus. Será esa la razón por la que no sé qué hacer con toda esta agua que riega ahora mi vida…

Sé que me sobran espinas. Pero nací en el desierto, y ahora, transplantada a un terreno fértil, rodeada de gente, observo con incertidumbre el vuelo del cielo pasar sobre mi cabeza en una película a la que nunca antes pertenecí.

Me basta con un soplo del cielo para escribir mi historia; pero no para vivir. Basta de conjunciones adversativas.

Camino, camino.
Bajo el mar, camino…
“Mi escuela son los demás.”

Gracias a Manu Fernández por crear con sus versos este castillo de arena a partir de mi verso.

Gracias a Manu Fernández por crear con sus versos este castillo de arena a partir de mi verso.

Expo. Ultraísmo-Insinuísmo: Pérdida (2/4)

Estándar

El amor al que nos une la muerte…

Pérdida

Pérdida – poema: F.Torres / dibujo: A. De Trevi. Exposición de Julio en Casa del libro, paseo Ruzafa, Valencia

Qué pena querida hermana

que a la mitad del camino

hayas elegido el cielo

y no quedarte conmigo.

 

Cuando la guadaña fría

a ti te segó la vida,

del trigal de la familia

cortó la mejor epiga.

 

Si vas al cielo

deja tu huella al pasar

para que algún día

nos podamos encontrar.

Francisca Torres

Infancia (foto que inspiró el dibujo de la obra)

Infancia (foto que inspiró el dibujo de “Pérdida”

Exposición de Ultraísmo-Insinuísmo: Amor es…

Estándar

Björk – Biophilia

http://youtu.be/R7MTU_VVsnA

Amor es… El amor a lo desconocido, amor entendido como una pasión que cose nuestros días, amor

Se un lienzo

Se un lienzo

como una seducción particular; amor al amor, amor por amar, amor libre de etiquetas y de sexos; amor samaritano, amor a la lectura, al que lee; amor a un@ mism@, amor al natural, amor a ser un lienzo y vestir arte; amor a los clásicos, amor a la palabra escrita; amor a la vanguardia, amor a las creaciones de otr@s, amor a dejarse inspirar; amor al vacío, a lo que vive de nuestros recuerdos, amor a lo familiar, a lo que nos falta; amor que es admiración, reconocimiento, amor a los huesos sobre los que nosotr@s crecemos… Amor podría ser evolucionar junt@s. Amor podría ser crear de la debilidad nuestra grandeza.

La exposición de estas ocho obras es un canto al amor, al amor al arte, y forman parte de una espiral que se retroalimenta, saliendo de sí mismas al mundo exterior, a través de algunas calles de Valencia y de algunos cuentos de este mismo blog. Cada una de ellas representa una clase de amor.

Durante todo el mes de julio en la Casa del libro del paseo Ruzafa en Valencia.

Casa del libro, Paseo Ruzafa 11, Valencia

Casa del libro, Paseo Ruzafa 11, Valencia

El Insinuísmo nace del amor a la poesía, del deseo de sacar la palabra escrita de los libros, reivindicando su esencia como obra de arte en sí misma y ocupando su lugar visual y cercano como tal. El arte insinuísta bebe directamente del Ultraísmo, movimiento literario nacido en España en 1918 y llevado a Argentina de la mano de Borges; porque como decía, amor es evolucionar junt@s.

¡Existo!

Imagen

¡Existo!

Vanessa vestida de lienzo para su libro, sale de casa: armada con la palabra escrita, junto a su cómplice banderillero. Se dirigen a la plaza de toros. Vanessa desafía con su brazo en alto; esa mañana, tendrá que lidiar con un público huidizo, lleno de segundos de arena que van vaciándose por los pies. La sinceridad es su muleta hecha de versos en un cartel; como cada jueves, Vanessa clava banderillas de constancia a la ceguera, y con su mudo grito, pretende despertares. La poesía es aventurarse en los ojos de otr@; vestirse una piel que no es tuya, sortear metáforas que desconciertan; el tesoro: encontrarse en el otr@. No me resisto; la poesía me puede. Desando mis pasos y hablo con ella; le hago saber que aunque no tengo diez euros, llevo encima, no solo mi mirada, sino también la palabra, y algo de tiempo suelto en el bolsillo. Cuando subo al coche, ya no llevo conmigo las prisas, ni la pena por no haber podido llevarme un ejemplar; me voy cargada con su historia y dos fotos suyas. Arranco y en la radio oigo: “… escribe tu propia historia, la libertad es el premio. Loterías y apuestas del Estado”. Para mí la libertad es escribir la historia de l@s otr@s, en mi historia; nuestra historia.

Puedes encontrar a Vanessa Corell con sus “Poemas de un corazón herido que respira tras la tormenta”, los jueves de 10:30 a 13h en la plaza de toros de Valencia. Ayúdala compartiendo esta información.